22 de mayo de 2017

Autillo europeo

El Autillo europeo (Otus scops) alcanza sus máximas densidades en España en zonas agrícolas con setos y árboles intercalados, sotos, áreas de matorral mediterráneo y en parques de pueblos y ciudades. En Bizkaia mi amigo Iñigo Zuberogoitia localizó 26 territorios durante el trabajo de campo para su tesis doctoral "Ecoetología de las rapaces nocturnas de Bizkaia". Gracias a mi amigo Joseba Egiguren sé de su presencia en los parques y jardines de la ciudad de Orduña. En los pequeños territorios de cría donde vive es fácil detectarlo gracias a su monótono canto, bastante parecido al del Sapo partero común (Alytes obstetricans).
Su dieta es básicamente insectívora, por lo que es muy sensible a las transformaciones del hábitat como consecuencia de la denominada intensificación agrícola, sobre todo debido al uso de plaguicidas. Nidifica en huecos de árboles, como los que construye el Pico picapinos (Dendrocopos major). Es una especie en declive en Europa. 

20 de mayo de 2017

Alcaraván común

El Alcaraván común (Burhinus oedicnemus) es un ave que pasa fácilmente desapercibida debido al color de su plumaje y, principalmente, sus hábitos crepusculares y nocturnos. Durante la época de reproducción es más fácil de detectar gracias a su reclamo, que emite desde el atardecer. No nidifica en la vertiente cantábrica del País Vasco y en la mediterránea es muy rara. Sus enormes ojos les permite ver en las penumbras del crepúsculo y la noche.
Gorka Belamendia y Aurelio Canabal en su informe "Contribución al conocimiento y situación del Alcaraván común (Burhinus oedicnemus) en la Comunidad Autónoma del País Vasco" explicaron que realizaron 31 salidas nocturnas en las visitaron 42 localidades durante el año 2007 y 259 taxiados que sumaron 116 km de longitud lineal. Detectaron 7 ejemplares en 5 taxiados, todos ellos en el altiplano de Sierra Sálvada. Teniendo en cuenta su superficie, 1.605 hectáreas, estimaron una población reproductora de 4-6 parejas.

Acentor común

El Acentor común (Prunella modularis) en el País Vasco nidifica en todo tipo de matorrales, setos, y también en las plantaciones forestales durante los primeros años. Alcanza su máxima abundancia en el brezal alto ralo y, en segundo lugar, en el pastizal con argoma (Ulex spp.).
Según Luis María Carrascal en el libro "Vertebrados continentales. Situación actual en la Comunidad Autónoma del País Vasco", publicado por el Gobierno Vasco en el año 1998, el sobrepastoreo y la quema de matorrales con elevada altura y cobertura de arbustos afectan negativamente a sus poblaciones. Censé 5 ejemplares en el trienio 2007-2010 durante el censo de aves invernantes en la colindante cuadrícula 30TWN05. 

Mirlo-acuático europeo en Bizkaia

El Mirlo-acuático europeo (Cinclus cinclus) es una de las especies más estudiadas de la avifauna de Bizkaia. En la página web de del Servicio Vasco de Salud Osakidetza, está alojado el pdf del estudio que realizaron varios miembros de la Sociedad Ornitológica Lanius en el bienio 2006-2007 sobre la evolución de las poblaciones de Mirlo-acuático europeo en Bizkaia. Encontraron un total de 116 parejas nidificantes y estimaron su población en 150 parejas, con tendencia estable. La mayor densidad la registraron en el tramo alto del Arratia, por encima de la presa de Undurraga (municipio de Zeanuri), con 1,3 parejas/km. Según los autores del estudio, la contaminación y la alteración del hábitat son sus principales limitantes.

Lavandera blanca


La Lavandera blanca (Motacilla alba) es una especie propia de pastizales de diente en nuestro entorno, pero que se adapta muy bien a los céspedes de los parques y jardines (ver la fotografía superior), donde también buscan alimento sobre las explanadas cubiertas de baldosas o pavimento (ver la fotografía inferior). Si fuera una especie en peligro de extinción, habría que favorecer los pastizales generados por los ganaderos, los parques públicos que siegan los ayuntamientos y las zonas residenciales consistentes en casas y jardines.
Muchas especies de la fauna y flora actual de Sierra Sálvada y su entorno sido favorecidas por la actividad agrícola y ganadera. Desde los prados de siega y maizales del fondo de los valles hasta los pastizales de las montañas más altas. De hecho, según los mapas de vegetación potencial del País Vasco, prácticamente la totalidad del territorio estaría ocupado por árboles, donde muchas especies, como la Lavandera blanca, estarían ausentes o serían muy escasas. 


La Lavandera blanca nidifica en edificios de las áreas rurales y beneficiada por las actividades agroganaderas que han formado la campiña donde vive y donde encuentra el alimento que necesita. De hecho, está ausente de los hábitats menos humanizados. En esta fotografía, un pollo volandero.

Nóctulo pequeño

El Nóctulo pequeño (Nyctalus leisleri) en uno de los murciélagos forestales propios de los bosques del País Vasco. Si miramos el libro "Los murciélagos de España y Portugal", editado por el ICONA en el año 1991, vemos que por entonces aún era desconocido en el País Vasco. Esta especie como el resto de las estrictamente forestales, pasaron desapercibidas durante muchos años, ya que eran las especies trogloditas (cuevas, simas) y antropófilas (edificios) las únicas de las que teníamos un conocimiento aceptable de su distribución. Sólo el uso de los modernos detectores de ultrasonidos ha permitido un mejor conocimiento de su distribución. Y eso que este murciélago emite potentes reclamos perfectamente audibles para nosotros.
Sus orejas redondeadas son características y permiten saber que se trata de un nóctulo. La medidas del antebrazo no se solapan entre las 3 especies ibéricas y ello hace posible una rápida identificación de la especie: 39-45 mm en esta especie, 48-55 mm en el Nóctulo mediano (Nyctalus noctula) y 64-68 mm en el Nóctulo gigante (Nyctalus lasiopterus). Esta última especie captura pájaros durante su migración nocturna, según el artículo "Bat predation on nocturnally migrating birds", publicado en el año 2001 en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. Es la única especie europea que lo hace.
La captura de cada murciélago pone en funcionamiento al especialista Urtzi Goiti. Primero hay que desenredar al murciélago, lo que resulta bastante más difícil que en el caso de los pájaros. Sin duda, un trabajo de precisión para unas manos hábiles como las suyas. Luego llega el pesaje y la toma de medidas, como se ve en la fotografía. Y finalmente, se liberan y no es raro que vuelvan a caer en la misma red al poco rato, como sucedió en esta ocasión.
En esta fotografía se ve el pene de un macho. En el País Vasco sólo se han capturado machos de esta especie. Las hembras viven y tienen sus colonias de cría en otras zonas. Es una de esas especies en la que los machos y las hembras se reparten el territorio. En algunas especies los machos se encuentran en las zonas de montaña, mientras que son las hembras las que ocupan los valles, donde son más abundantes sus presas e instalan las colonias de cría. En otros casos, como sucede en esta especie, la repartición del territorio es por áreas geográficas alejadas entre sí.

Culebra de Esculapio

La Culebra de Esculapio (Zamenis longissimus) es una especie incluida en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas en la categoría "De Interés Especial". En Sierra Sálvada sólo se han recogido unas pocas citas en el Valle de Ayala siempre en hábitats de campiña con prados sometidos a siega, donde se les da muerte siempre que se les presenta la oportunidad a los dueños de las parcelas, una costumbre que persiste a pesar de la progresiva concienciación medioambiental de la población rural.

Pico menor en Bizkaia

El Pico menor (Dendrocopos minor) es un pícido que pasa muy desapercibido por ser pequeño y utilizar habitualmente las ramas más altas de árboles de gran porte. La mayoría de las veces la única manera de detectarlo es mediante la escucha de su característico reclamo o sus tamborileos, principalmente al inicio de la época de cría, entre los meses de febrero y mayo.
Varios miembros de la Sociedad Ornitológica Lanius llevaron a cabo un estudio de la especie mediante uso de reclamos durante el invierno y la primavera del año 1994, obteniendo un total de 33 contactos sobre un total de 205 escuchas. Como resultado, Gorka Artíguez y Javier Franco en el año 1997 publicaron el artículo "Primeros datos sobre la distribución y tamaño de población del Pico menor (Dencrocopos minor). Bizkaia (N de España)" en las Actas de las XII Jornadas Ornitológicas Españolas, el número estimado de parejas reproductoras en Bizkaia era de 90-110. En cuanto a la selección del hábitat, prefirieron choperas, robledales, alisedas y bosques mixtos de porte elevado, con árboles viejos y muertos donde abundan sus presas. No apareció en hayedos, encinares ni castañares (ningún contacto sobre un total de 8 escuchas). Es un pícido de bosques de frondosas a baja altitud, ya los mayores porcentajes de presencia los hallaron a una altitud de entre 150 y 300 metros, y estuvo ausente en altitudes superiores a 300 metros (ningún contacto sobre un total de 7 escuchas).

Pico picapinos

El Pico picapinos (Dendrocopos major) es el único pájaro carpintero que se ha adaptado perfectamente a las plantaciones forestales, especialmente a las de Pino de Monterrey (Pinus radiata), donde alcanza densidades elevadas. Con la llegada de la primavera sus tamborileos dejan notar su presencia. En la fotografía, una hembra de Pico picapinos.

Perdiz roja, su caza y las sueltas de ejemplares de granja

La Perdiz roja (Alectoris rufa) sufre de una caza excesiva desde hace siglos que la ha llevado a su extinción en amplios territorios, incluida la práctica totalidad de Bizkaia y Gipuzkoa. En el artículo de la revista Ecosistemas "La perdiz roja (Alectoris rufa) en España: especie cinegética y amenazada" sus autores, investigadores del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos y de la Estación Experimental de Zonas Áridas, ambas dependientes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, explican que en España se cazan entre 2 y 3 millones de ejemplares anualmente y que, con el objetivo de mantener esas tasas de ejemplares cazados, se ha tomado como práctica habitual una gestión que incluye sueltas de perdices de granja que ponen en riesgo la integridad genética de la especie, ya que "ha sido artificialmente hibridada en granja con la perdiz chúkar (Alectoris chukar), para conseguir individuos más productivos", que "tienen una menor supervivencia que los individuos puros, pero son capaces de reproducirse en el campo, e incluso tienen mayor tamaño de puesta, y por tanto constituyen una serie amenaza para el mantenimiento de la integridad genética de la especie. Los híbridos de segunda generación de ambas especies son fenotípicamente iguales a una perdiz roja y sólo se pueden distinguir por medio de marcadores moleculares". Además, cuando en los cotos de caza se sueltan en pequeñas cantidades, el análisis de las estadísticas cinegéticas concluye que no aumentan las aves cazadas y, sin embargo, afectan negativamente a la productividad de las poblaciones silvestres de perdices.
En el citado artículo puede leerse que "la cría en cautividad y suelta en el campo de perdices de granja es una práctica habitual en la actualidad. Comenzó a desarrollarse en España a mediados del siglo XX al amparo del antiguo ICONA, como respuesta a la fuerte disminución poblacional de esta especie, y como técnica de refuerzo poblacional. No obstante, no fue hasta finales de los noventa cuando esta actividad alcanzó una importancia notable. Actualmente se sueltan al menos 3-4 millones de perdices de granja al año para su caza (más de las que se cazan), fomentando el desarrollo de un importante negocio alrededor de la cría, suelta y caza de aves procedentes de granja". Concluyen que "el análisis de datos históricos de bolsas de caza en España indica que la concentración parcelaria (que destruyó tantos linderos), junto a la excesiva presión cinegética de poblaciones en declive explican buena parte del colapso poblacional de la perdiz".
En el Tomo X de las Memorias de la Real Sociedad Española de Historia Natural (1914-1918) entre las páginas 459 y 508 se incluye el "Catálogo de las aves observadas en Guipúzcoa y Vizcaya", donde Julián Aldaz y Emazabel atribuye su escasez, ya hace 100 años, a la caza furtiva. Más tarde, Alfredo Noval en la revista Munibe del año 1967 publicó su "Estudio de la avifauna de Guipúzcoa", donde la da por "prácticamente desaparecida como nidificante. Algunas, que ocasionalmente se cazan o son vistas en la provincia, proceden generalmente de escapes de cautividad, actividad esta de enjaular perdices muy extendida desde hace unos años". La Perdiz roja es común en Álava. Sin embargo, según el análisis genético efectuado en el año 1992 por la Federación Española de Caza sobre 150 ejemplares cazados en Álava, el 0,92% de las perdices resultaron híbridos con perdiz chúkar. 

Lagarto verde occidental

El Lagarto verde occidental (Lacerta bilineata) se encuentra en el norte de España, gran parte de Francia e Italia, sur Suiza, con algunas poblaciones en el suroeste de Alemania, llegando hasta el oeste de Eslovenia y el noroeste de Croacia, donde solapa su área de distribución con la del Lagarto verde oriental (Lacerta viridis), especie muy semejante con la que se hibrida. La diferenciación de estas dos especies es muy reciente y algunos expertos opinan que no hay motivos suficientes para considerarlos especies distintas.
En Sierra Sálvada es una especie aparentemente escasa, si bien es cierto que sus hábitos discretos hace que pasen fácilmente desapercibidos mientras permanecen inmóviles entre la vegetación, camuflados gracias a su color entre los zarzales y herbazales de la campiña cantábrica donde se le encuentra más comúnmente. Algunas personas del entorno rural manifiestan que hace varias décadas eran más abundantes, pero no hay estudios científicos que permitan demostrarlo. Tampoco se conocen las causas de esa posible disminución.

Abejero europeo

El Abejero europeo (Pernis apivorus) pasa fácilmente desapercibido porqué es fácil confundirlo con un Busardo ratonero (Buteo buteo) cuando lo vemos volando. Además, el abejero europeo es un ave rapaz estival, que pasa el invierno en África, tiene hábitos más forestales y huidizos que los del Busardo ratonero, es bastante más escaso y silencioso, y raramente lo veremos posado, nunca en postes de los tendidos telefónicos y eléctricos, como es habitual en el Busardo ratonero. Le podremos sorprender levantando aparatosamente el vuelo desde el suelo, y es que ahí es donde encuentra gran parte de su alimento: panales de abejorros (género Bombus) que desentierra con sus garras.
En la primera fotografía, un macho de fase normal, y en esta, un macho de fase clara. Si la distinción entre el Abejero europeo y el Busardo ratonero no es fácil en el campo, la de los sexos del Abejero europeo no lo es ni con las fotografías delante, ya que hay fase clara, oscura e intermedias. Sin embargo, el panel blanco y traslúcido de la base de las primarias de los machos es característico, así como la cabeza en tonos pálidos de los machos de fase clara. Sin embargo, véanse los comentarios.
Tengo una única fotografía y de mala calidad de una hembra de Abejero europeo, vista junto a los dos machos de la entrada anterior, fotografiados casi al mismo tiempo y desde el mismo punto de observación. Tomé estas fotografías sobre el monte Txolope, municipio de Orduña (Bizkaia) el 21 de mayo de 2011.

Ranita de San Antonio

La Ranita de San Antonio (Hyla molleri) es un endemismo de la Península Ibérica y del suroeste de Francia. Hasta el año 2008 estas poblaciones se incluían en la especie Hyla arborea, pero según los resultados del estudio del ADN de diversas poblaciones europeas del género Hyla, las poblaciones ibéricas se separaron de Hyla arborea hace unos 5,4-7,1 millones de años, originando una especie distinta, reconocible mediante análisis genético. Gracias a estos estudios de su ADN se han detectado poblaciones híbridas de Hyla arborea e Hyla molleri en el suroeste de Francia.
La Ranita de San Antonio es una especie muy terrestre y trepadora, que vive camuflada entre la vegetación que rodea las charcas, lagunas y arroyos de aguas lentas donde se reproduce. En el País Vasco es común en la vertiente mediterránea y muy rara y localizada en la cantábrica. Donde es común es posible detectar varios ejemplares muy cerca unos de otros, ya que son bastante gregarias. En el Valle de Ayala es bastante común oír sus coros desde finales marzo hasta bien entrado junio.

Salamandra común

La Salamandra común (Salamandra salamandra) es un anfibio bastante común en Sierra Sálvada. Los adultos pasan muy desapercibidos debido a sus hábitos nocturnos y porqué raramente se ven en los manantiales, turberas, abrevaderos y cursos fluviales de aguas lentas donde las hembras alumbran a sus crías, ya que el apareamiento se produce en tierra y durante la noche. Sólo los días de lluvia o de intensa niebla pueden verse durante el día, a veces en gran abundancia. En la fotografía, una hembra de Salamandra común en el manantial donde parirá a sus crías.
En la fotografía, una larva de Salamandra común a la que se ven sus branquias, en el abrevadero donde fue alumbrada, ya que esta especie se caracteriza por su ovoviviparismo, es decir, que la hembra pare crías, ya que estas eclosionan de sus huevos dentro del cuerpo de la madre.

Locha de río

La Locha o Lobo de río (Barbatula quignardi) es una especie distinta de Barbatula barbatula, según el "Handbook of European freshwater fishes", publicado en el año 2007. Hasta hace poco se consideraba que eran la misma especie y así aparece en el "Atlas y Libro Rojo de los Peces Continentales de España", publicado en el año 2001, aunque sus autores ya consideraban "necesaria una revisión taxonómica de las poblaciones españolas".
El nombre de Lobo de río se le queda grande a un pez que no supera los 20 centímetros de longitud y cuyos adultos suelen tener tallas comprendidas entre los 10 y 15 cm. En la cuenca del río Nervión-Ibaizabal se le conoce con el nombre de "sarbo". Se capturaban con tenedores, "sardeska" en euskera. Tal vez este nombre local tenga que ver con el hecho de que se pescaban mediante tenedores. Es un pez bentónico, perfectamente adaptado a su vida en el fondo de los ríos, con boca ínfera y tres pares de barbillas. En Bizkaia se le encuentra habitualmente en rápidos con fondos someros de piedra y grava. Su pequeño tamaño, el microhábitat que ocupa en los ríos y el hecho de permanecer inmóvil sobre las piedras o la grava del fondo, perfectamente camuflado gracias al color de su piel, hace que pase desapercibido allí donde vive. Tengo la impresión de que es el pez más difícil de detectar durante los muestreos mediante pesca eléctrica que se realizan con el objetivo de conocer la ictiofauna de los ríos, cuando se capturan, identifican, miden, pesan y liberan todos los peces de un tramo determinado de un curso fluvial.
Su área de distribución incluye cuencas del cuadrante nororiental de la península Ibérica y del sur de Francia. En la vertiente cantábrica vive en los ríos vascos entre el Nervión y el Bidasoa. No se ha encontrado en los ríos al oeste del Nervión: en Bizkaia, las cuencas del Barbadún, Agüera y Asón. En la vertiente cantábrica ocupa la totalidad de la cuenca del río Ebro. Existe una población introducida en el río Órbigo, en la cuenca del río Duero.

Culebra lisa meridional

La Culebra lisa meridional (Coronella girondica) es una culebra pequeña e inofensiva, de unos 50 centímetros habitualmente. Se alimenta principalmente de lagartijas a las que se busca en sus refugios durante el crepúsculo y la noche. Su falta de actividad durante el día les permite pasar fácilmente desapercibidas allí donde viven. De hecho, es más fácil encontrarla atropellada en las carreteras que vivas, ya que emplea el asfalto para calentarse y desplazarse.
Los herpetólogos levantamos piedras en su búsqueda, ya que es una especie sublapidícola, es decir, que se refugia bajo piedras. La proliferación de los jabalíes, que mueven y levantan piedras en busca de presas, puede ser una de las causas de la aparente disminución de esta especie.

19 de mayo de 2017

Eslizón tridáctilo ibérico

El Eslizón tridáctilo ibérico (Chalcides striatus) es un reptil con aspecto de culebra, pero que presenta unas curiosas pequeñas patas de menos de 1 cm y con solo tres dedos. Es endémico de la Península Ibérica, el sur de Francia y la zona adyacente de Italia. Se distingue fácilmente por presentar nueve líneas dorsales marrones alternando con el color del resto del cuerpo de color más claro. Su longitud total a menudo ronda los 20 cm. 
Es activo durante el día entre los meses de marzo y septiembre. Tras calentarse al sol, se mueve con gran agilidad entre la vegetación mediante rápidos movimientos laterales del cuerpo. Es muy poco agresivo y raramente muerde cuando se le captura. Ocupan territorios muy pequeños, de aproximadamente 15 metros cuadrados. En la los valles cantábricos al norte de Sierra Sálvada es muy escaso y tampoco parece común en el burgalés Valle de Losa. 

18 de mayo de 2017

Aphanes arvensis

Aphanes arvensis prefiere suelos arenosos y removidos en campos de cultivo, crestas y laderas frecuentadas por el ganado, taludes de tierra removida o toperas. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en Orduña, VN9760, 450 m. 

17 de mayo de 2017

Geum sylvaticum

Geum sylvaticum vive en claros y bordes de quejigal y en sus etapas de sustitución. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en Orduña, WN0260, 640 m, la única localidad de donde se conocía esta especie en Bizkaia y la vertiente cantábrica del País Vasco. Tomé esta fotografía en los quejigales de la ladera sur del monte Babio, municipio de Orduña (Bizkaia) el 9 de abril de 2017, donde descubrí una segunda población, compuesta por varios cientos de ejemplares.

15 de mayo de 2017

Fumaria muralis

Fumaria muralis es común en la vertiente cantábrica del País Vasco, mientras que solo se encuentra en el extremo norte de Álava. Se encuentra en huertos, muros, cunetas y ribazos.
Hice estas fotografías cerca de Montaleón, municipio de Orduña (Bizkaia) el 6 de marzo de 2017.

14 de mayo de 2017

Rana verde

La Rana verde o común (Pelophylax perezi) presenta mayor variabilidad genética en la Península Ibérica que al norte de los Pirineos. Las ranas verdes ibéricas tienen mayor polimorfismo, número de alelos y heterocigosidad individual que el resto de especies paleárticas occidentales de este género, probablemente como consecuencia de los refugios que proporcionó la Península Ibérica durante los períodos glaciales del Pleistoceno. Por otra parte, es una especie capaz de hibridar con otras especies de Pelophylax, como P. ridibundus y P. lessonae. El híbrido Pelophylax kl. grafi, cuyos parentales son P. perezi y P. ridibundus, se ha localizado en el País Vasco, Aragón y Cataluña.
El amplexo es axilar. Su reproducción se produce cuando hace calor, teniendo lugar fundamentalmente cuando la temperatura es máxima, allí donde se conserve agua a finales de primavera y en verano: arroyos, ríos, acequias, balsas, charcas y bebederos. Seleccionan las zonas donde hay vegetación acuática y subacuática. Las hembras ponen de 1.950 a 7.160 huevos, con un número medio de 2.309 huevos. Algunas de ellas pueden desovar dos o tres tres veces durante la época reproductora. Los renacuajos permanecen en el agua durante unos dos meses.

En el País Vasco los ejemplares metamórficos alcanzan la madurez sexual con un año de edad en el caso de las hembras, y de dos en el caso de los machos. La longevidad máxima registrada es de 5 años en el caso de los machos y de 4 en el de las hembras, aunque la mayor parte de los individuos solo alcanzan hasta los 2 o 3 años de edad. Tomé las fotografías anteriores y este vídeo en una balsa de Sierra Sálvada, municipio de Ayala (Álava) el 15 de julio de 2016.
Los machos cantan desde el agua, distinguiéndose cinco sonidos diferentes. El canto más frecuente e intenso es un sonido monótono ascendente (creeeeeeee, creeeeee). El canto de las ranas tiene una doble función: por una parte, atraer a las hembras y, por otra, contribuir al mantenimiento de pequeños territorios en sus zonas de reproducción. Hice esta fotografía y el siguiente vídeo en una charca de la sierra de Gibijo, municipio de Amurrio (Álava) el 18 de abril de 2014.

Coro de machos cantando en una charca de la sierra de Gibijo.

12 de mayo de 2017

Euphorbia helioscopia subsp. helioscopia

Euphorbia helioscopia subsp. helioscopia abunda en huertos, taludes, escombreras y otros sitios con suelo removido. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en Orduña, WN0060, 280 m y Ayala, Izoria, VN9869, 200 m. Tomé esta fotografía cerca del pueblo de Mendeika, municipio de Orduña (Bizkaia) el 19 de febrero de 2017.

10 de mayo de 2017

Erinus alpinus

Erinus alpinus es escasa en fisuras, repisas y graveras, casi siempre en roquedos calizos. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la citaron de Orduña, VN96, 850 m.

9 de mayo de 2017

Erucastrum nasturtiifolium subsp. nasturtiifolium

Erucastrum nasturtiifolium subsp. nasturtiifolium es una crucífera común en el País Vasco, donde vive en ambientes ruderalizados secos, tales como campos, bordes de caminos y descampados.
Tomé estas fotografías cerca de Montaleón, municipio de Orduña (Bizkaia) el 6 de marzo de 2017.

8 de mayo de 2017

Herbicida en los viñedos de Orduña

La creciente demanda de txakoli ha impulsado a bastantes agricultores a plantar nuevos viñedos. A los pies de Montaleón, municipio de Orduña (Bizkaia) así se veía uno de estos nuevos viñedos el 7 de mayo de 2017. En lugar de labrar la tierra como se hacía antiguamente, en la actualidad se usan herbicidas para eliminar las plantas competidoras, las denominadas comúnmente como "malas hierbas". El herbicida más usado en todo el mundo es el glifosato, sobre todo bajo el nombre comercial de Roundup, producido por Monsanto, cuya patente expiró en 2000. El 20 de marzo de 2015 la Organización Internacional de la Salud lo declaró como "probable carcinógeno para los seres humanos".

6 de mayo de 2017

Erica vagans

Erica vagans es el brezo más abundante y de mayor amplitud ecológica del País Vasco. Vive en claros y comunidades de sustitución de hayedos, robledales, bosques mixtos, quejigales, carrascales y encinares, llegando a dominar en los prebrezales que caracterizan el paisaje de las altiplanicies kársticas como las de Sierra Sálvada. Tomé esta fotografía junto a la charca del Cortón, municipio de Berberana (Burgos) el 19 de octubre de 2007.
Aspecto de los prebrezales formados principalmente por esta especie de brezo.