18 de diciembre de 2016

El origen de la agricultura

Trigo (Triticum sp.)

Amaia Arranz-Otaegui, Sue Colledge, Lydia Zapata, Luis Cesar Teira-Mayolini y Juan José Ibáñez han publicado en 2016 el artículo "Regional diversity on the timing for the initial appearance of cereal cultivation and domestication in southwest Asian" en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. El título se puede traducir como "Diversidad regional en el momento de la aparición inicial del cultivo y domesticación de cereales en el suroeste de Asia" y su resumen traducido sería: "Estudios recientes han ampliado nuestros conocimientos sobre los orígenes de la agricultura en el suroeste de Asia al destacar la naturaleza multiregional y prolongada de la domesticación de las plantas. Sin embargo, ha habido pocos datos arqueobotánicos para examinar si la adopción temprana del cultivo de cereales silvestres y la posterior aparición de cereales domésticos ocurrieron en paralelo en el sudoeste de Asia o si existieron diferencias cronológicas entre las regiones..."
Granos de cereal carbonizados, Kobaederra, Kortezubi, Museo de Arqueología de Bizkaia

"...La evaluación de la evidencia arqueobotánica disponible indica que hace 11.600-10.700 años el cultivo de especies de cereales silvestres era común en regiones como el Levante (Palestina, Turquía, Israel, Líbano, Siria y Egipto) y el área del Alto Éufrates, pero la subsistencia a base de plantas en el este del Creciente Fértil (sudeste de Turquía, Irán e Irak) se centró en la explotación de plantas como leguminosas, gramíneas del género Aegilops, frutas y nueces. Hace 10.700-10.200 años la explotación predominante de cereales continuó en el Levante y se correlaciona con la aparición de proporciones significativas (~30%) de la paja de cereal doméstico en el registro arqueobotánico. En el este del Creciente Fértil las explotaciones de leguminosas, frutas, nueces y pastos continuaron, y en el alto Éufrates predominaron las leguminosas. En estas dos regiones, la paja de cereales domésticos (más del 10%) no se identifica hasta hace 10.200-8.300 años. Proponemos que el cultivo de cereales silvestres y domesticados se desarrolló en diferentes épocas en el suroeste de Asia y fue condicionado por las diversas estrategias de subsistencia a base de plantas."
Vaso cerámico, Campa de La Calvera-Peña Oviedo, Museo de la Prehistoria de Cantabria

El cultivo de plantas silvestres y domesticadas fue un proceso prolongado que se desarrolló en el sudoeste de Asia. Antes del establecimiento de plantas domesticadas en el suroeste de Asia hubo un período de cultivo de plantas silvestres. El cultivo de cereales silvestres hace 11.600-10.700 era común sólo en regiones específicas de Palestina, Turquía, Israel, Líbano, Siria y Egipto, y es allí donde comenzó el cultivo de los cereales domésticos hace 10.700-10.200 años. Sin embargo, la agricultura, definida como un sistema basado en la producción, el consumo y la alta dependencia de las plantas domesticadas, no se desarrolló en el suroeste de Asia hasta hace 9.800 años. Los cereales domesticados surgieron por primera vez hace 10.500 años, pero no llegaron a ser dominantes hasta 1.000 años después, lo que indica que las especies domesticadas evolucionaron lentamente y que las tasas de evolución durante la domesticación fueron similares a las observadas en especies silvestres sujetas a selección natural, un proceso evolutivo prolongado que ocurrió en varias regiones. En la parte oriental del Creciente Fértil (sudeste de Turquía, Irán e Irak) la subsistencia a base de plantas se concentró en la explotación de leguminosas y plantas silvestres, sin evidencia clara para el cultivo de cereales silvestres.
Mano y metate de molino, Campa de La Calvera-Peña Oviedo, Museo de la Prehistoria de Cantabria

Una condición previa para la aparición de plantas morfológicamente domesticadas es la adopción de prácticas de cultivo que involucren especies de plantas silvestres. La identificación del cultivo de plantas silvestres se basa en:
  • La presencia de granos cultivados (distinguidos por su morfología y tamaño) y el aumento gradual del tamaño del grano a lo largo del tiempo
  • La presencia en sitios arqueológicos de "malas hierbas" características de campos cultivados. 
En el proceso de domesticación de los cereales, los granos aumentaron de tamaño y perdieron o se redujeron los apéndices que hacen posible la dispersión de las semillas mediante el viento. Además, las especies silvestres tienen ráquis frágil, lo que permite que cuando las semillas están maduras, se desprendan fácilmente. Los cereales domésticos se caracterizan por la presencia de un ráquis robusto que impide la dispersión natural de sus semillas y, por lo tanto, su reproducción sin intervención humana.
Hoces en terracota modelada, 4700-4200 a.C., de Tello, antigua Girsu, en el Museo del Louvre, París

La escaña (Triticum monococcum) es un trigo doméstico diploide originado a partir de Triticum boeoticum. El farro (Triticum dicoccum) es un trigo doméstico tetraploide originado a partir de Triticum dicoccoides, un trigo tetraploide salvaje originado por la hibridación natural entre el trigo silvestre Triticum urartu y una especie del género AegilopsTriticum dicoccoides es un híbrido natural que habría desaparecido sin la intervención humana, ya que es incapaz de usar el viento para dispersar sus pesadas semillas. Los trigos hexaploides como Triticum aestivum y Triticum spelta son todos domésticos, originados por la hibridación entre un trigo tetraploide domesticado, probablemente Triticum dicoccum o Triticum durum, y Aegilops tauschii. La cebada doméstica (Hordeum vulgare) se originó a partir de la cebada silvestre (Hordeum spontaneum).
Guisante (Pisum sativum)

La evidencia arqueobotánica de hace 10.700-10.200 años muestra diferencias regionales en las proporciones de cereales silvestres y domésticos. En el sur de Siria hay signos claros de cultivo de cebada doméstica en proporción del 30%, mientras es de alrededor del 10% o incluso menos en el resto de los sitios estudiados, indicando la explotación continuada de especies silvestres. La evidencia sugiere que el ritmo con el cual los cereales domésticos aparecieron en el suroeste de Asia varió regionalmente. La ausencia de evidencia para la domesticación de cereales en el Alto Éufrates, en el sudeste de Turquía, y el Zagros no es sorprendente si consideramos que la subsistencia a base de plantas se centró principalmente en la explotación de plantas distintas de los cereales: lenteja (Lens sp.), guisante (Pisum sp.), Vicia ervilia y otras especies de los géneros Vicia y Lathyrus. En el noroeste de Siria e Israel se han encontrado garbanzo (Cicer sp.) y haba (Vicia faba). En el Éufrates y en el noroeste de Siria se encuentran los trigos domésticos (Triticum aestivum y T. durum) hace 9.800-9.300 años.

Postdata

El proceso que llevo del Paleolítico al Neolítico parecía claro hasta los descubrimientos del yacimiento arqueológico de Göbekli Tepe, en el sureste de Turquía. Antes de que los seres humanos comenzaran a cultivar plantas y tener animales domésticos, cuando aún recolectaban los cereales silvestres y cazaban los animales que luego domesticarían, crearon enormes templos.

No hay comentarios: