12 de febrero de 2017

Alcaudón dorsirrojo

El Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio) vive en la campiña cantábrica, ese hábitat en rápida degradación que consiste en prados y pastizales rodeados de setos compuestos por espinos albares, endrinos y rosales silvestres, donde insertan y mantienen a modo de despensa los invertebrados y algunos pequeños vertebrados que capturan. Es una especie estival que llega desde su área de invernada en el este de África a primeros del mes de mayo, según la tesis doctoral de mi amigo Aitor Galarza "Abifaunaren banaketa espaziotenporala Euskal Autonomi Elkartean". Los últimos ejemplares se ven a finales del mes de septiembre. Es una especie poco común, ya que Aitor Galarza estimó una población reproductora de 8.000 parejas en 1996. Sus poblaciones se encuentran en declive. Es una de las especies perjudicadas por la llamada intensificación agrícola. En concreto, le perjudica el uso de pesticidas que matan sus presas y la eliminación de los setos tradicionales de separación entre parcelas y su sustitución por cierres con estacas y malla ovejera o alambre de espino.
En el año 2017 Alejandro Onrubia y otros autores han publicado el artículo "Migration of red-backed shrikes from the Iberian Peninsula: optimal or sub-optimal detour?" en la revista Journal of Avian Biology, cuyo resumen, traducido parcial y libremente queda así: "Se cree que los sistemas actuales de migración del Hemisferio Norte han surgido desde la última glaciación. En muchos casos las aves no migran directamente desde las zonas de cría a las de invernada...Se supone que todas las poblaciones de alcaudón dorsirrojo de Europa occidental llegan a sus lugares de invernada del sur de África desviándose por el sudeste de Europa...utilizaron los datos de geolocalizadores colocados a alcaudones dorsirrojos que se reproducen en España (en la provincia de León) para demostrar que estas aves se desvían en su ruta hacia el este de África...Sin tener en cuenta la asistencia eólica potencial (la ayuda que supone durante la migración la dirección e intensidad de los vientos predominantes), las rutas seguidas por las aves geolocalizadas en otoño no parecieron las óptimas en comparación con la alternativa de una ruta directa (desde León a las zonas de invernada)...pero considerando el beneficio potencial de la asistencia del viento, concluyen que la ruta a través del sureste de Europa en el otoño sí es la más favorable. Sin embargo, no se puede descartar que otros factores, tales como seguir todavía una ruta de colonización histórica, puedan estar determinándola.
En conclusión, la ayuda que supone durante la migración la dirección e intensidad de los vientos predominantes puede estar determinando unas rutas de migración tan alejadas de las rutas directas entre las zonas de cría de León y sus zonas de invernada en el este de África, según puede comprobarse en estos mapas.