10 de diciembre de 2013

Rana ágil en La Rondina, selección del hábitat de reproducción

La Rana ágil (Rana dalmatina) está catalogada como “vulnerable”. Durante el año 2009 se destruyó innecesariamente el único punto de reproducción conocido por entonces de rana ágil en Bizkaia: la zona somera cubierta por carrizo (Phragmites australis) de la balsa de La Rondina, en el municipio de Urduña. El resto de la balsa se conservó y se construyó una zona somera dentro del perímetro de dicha balsa. En el año 2010 las ranas optaron por realizar las puestas en una charca que se formó junto a la balsa. Nuevos rellenos con escombros desecaron dicha charca. Antes trasladaron varias puestas a la zona somera construida, pero las larvas fueron depredadas por la población introducida de perca americana (Micropterus salmoides). Quedó en evidencia que la vegetación palustre de la zona somera destruida proporcionaba la protección que necesitaban las larvas de las ranas frente a los peces depredadores y que esta especie selecciona positivamente charcas que pueden secarse antes de que las larvas lleguen a realizar la metamorfosis y negativamente las charcas o la parte de ellas que sea accesible a peces. Aunque en Urduña se han excavado 7 charcas para favorecer a esta especie, solo las 3 charcas de Larrinzar han tenido éxito. A ello ha contribuido el hecho de que se han llevado las puestas de la población de las piscinas de La Muera durante los años 2011 y 2012.
En la cuadrícula UTM 10x10 Km VN9859, a 290 m de altitud se localiza la balsa de La Rondina o Gama, dentro del municipio de Urduña (Bizkaia). Aquí, el 8 de de febrero de 2007 localicé 6 puestas en la vegetación palustre de una zona somera (señalada en color rojo en la fotografía superior). El 13 de febrero del mismo año conté 19 puestas y, por la noche, 4 o 5 adultos dentro del agua, pero ya habían terminado las puestas de las hembras, ya que el 20 de febrero seguían siendo 19 las puestas. Pinchad en la imagen para verla más grande.
Durante la destrucción mediante el relleno con escombros de dicha zona somera (donde se reproducía por entonces la única población vizcaína conocida), el 13 de junio de 2009 trasladaron larvas a otra zona somera construida en dicha balsa (señalada en color azul en la fotografía superior). Al año siguiente, el 17 de febrero de 2010 no hubo puestas en dicha zona coloreada en azul. El 25 de febrero de 2010 había una puesta en una pequeña charca junto a la balsa de La Rondina (señalada en color color), que aumentaron a 4 el 25 de febrero y llegaron a ser 8 las puestas, cuando se trasladaron 4 de ellas a la zona coloreada en azul, dejando las otras 4 en la charca coloreada en rojo, donde seguían el 4 de marzo. El 19 de abril de 2010 decenas de percas americanas merodeaban hasta la orilla la zona señalada en color azul, depredando el total de las larvas. El 29 de abril de 2010 nuevos movimientos de tierras destruyeron completamente la charca coloreada en rojo. Pinchad en la imagen para verla más grande.

4 comentarios:

Mario Corral dijo...

Hola Juanma.
Cuando fui consultado les indique que la mejor opción era construir la nueva charca separada de la principal por la presencia de fauna icticola aloctona.
Como se puede ver no hicieron nicaso. La destrucción del antiguo enclave se suponía por la construcción de algún tipo de servicio que como se puede ver hoy en día no ha sido construido.
Un sin propósito en general como todo el polígono en si.
Un saludo
Mario

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Muchas gracias, Mario. Tu aportación es muy valiosa.

ASHEGA dijo...

Hola Juanma,
no hay opcion a eliminar el blackbass?. Pesca electrica, rotenona?. Teniendo en cuenta la importancia de ese punto de reproduccion deberia ser una medida de gestion a desarrollar.

Cesar

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Hola César:

Es una balsa profunda y con un gran volumen de agua, por lo que la pesca eléctrica no podría solucionar el problema. Que yo sepa, hasta ahora nunca se ha empleado rotenona en el País Vasco. En realidad, sería más que suficiente con una charca bastante pequeña. Balsas como La Rondina son difíciles de mantener libres de introducciones de peces por parte de los pescadores. En el Alto Nervión hay un buen número de charcas de reproducción: no hay que temer por su población, que no está en declive.