5 de junio de 2012

Carterocephalus palaemon

Carterocephalus palaemon es una mariposa de la Familia Hesperidae que puede pasar desapercibida debido a su pequeño tamaño. Los adultos vuelan durante los meses de mayo y junio en una sola generación anual. Sus orugas se alimentan de varias especies de gramíneas, es especial de las del género Bromus, pero también de Brachypodium sylvaticum. Dentro de la Península Ibérica solo se ha encontrado en Asturias, en dos localidades de Cantabria, una de Burgos, en el Valle de Arán y en Sierra Sálvada. En el libro Mariposas diurnas de Álava, editado en el año 1989, solo se cita de las laderas del monte Txarlazo, en el límite entre el enclave vizcaíno de Orduña y Araba. En esta fotografía del 27 de mayo de 2012, tomada sobre Aguiñiga, municipio de Ayala (Araba), se aprecia el anverso de un macho encontrado por el especialista en mariposas Yeray Monasterio. Este ejemplar defendía su pequeño territorio en un claro forestal frente a otro macho que había en los alrededores.
El 29 de mayo de 2012 volví a la localidad donde Yeray Monasterio halló el macho de la fotografía anterior con la intención de tomarle nuevas fotografías, pero no lo encontré. Buscando en los alrededores, hallé 4 machos territoriales en unos 100 metros de pista forestal abandonada y colonizada por arbustos y herbáceas, por lo que deduzco que en los hábitats adecuados puede llegar a presentarse en altas densidades, donde defienden pequeños territorios de escasos metros cuadrados. Aquí su hábitat eran claros forestales a media ladera, en la zona de transición entre el quejigal (Quercus faginea) y el hayedo (Fagus sylvatica), en los que la mitad de la superficie está ocupada por gramíneas y otras herbáceas sin pastar y la otra mitad lo constituyen arbustos de espino (Crataegus monogyna), endrino (Prunus spinosa), zarza (Rubus ulmifolius) y el brezo Erica vagans. Esta fotografía es de uno de esos 4 machos, donde se aprecian los característicos lunares amarillentos del reverso de sus alas.
Con el retrato del hábitat que ocupa en Aguiñiga en mente, busqué la mariposa en varios puntos de características similares que conozco en Orduña el 31 de mayo de 2012. Tras varios intentos infructuosos en varios puntos en los que las herbáceas estaban muy pastadas por las vacas, encontré este ejemplar en un claro forestal cuyas gramíneas se habían librado parcialmente y por el momento del diente del ganado. En Sierra Sálvada el sobrepastoreo de los claros forestales por parte del ganado vacuno puede ser su principal amenaza. Ejemplar fotografiado en 31 de mayo de 2012 en Orduña (Bizkaia).
Yeray Monasterio, presidente de la Asociación Española para la Protección de las Mariposas y su Medio ZERYNTHIA, fotografiando y filmando un macho de Carterocephalus palaemon cerca Aguiñiga, municipio de Ayala (Araba) el 27 de mayo de 2012. Yeray, para mi asombro, consiguió localizar al vuelo un ejemplar de esta especie en el recorrido hasta el punto donde localicé y fotografié una Lopìnga achine el 8 de julio de 2008, hasta donde guié a Óscar Moreno, miembro de la asociación Zerynthia, y a su profesora, que le instruyó sobre cómo caracterizar el hábitat de las localidades de Lopinga achine en Sierra Sálvada, tema sobre el que va a realizar un trabajo de investigación. Más tarde les guié hasta la localidad orduñesa de Lopinga achine.
Localización de las dos poblaciones de Carterocephalus palaemon halladas a finales del mes de mayo de 2012 en Sierra Sálvada, uno de los 16 sitios prioritarios para la conservación de las mariposas de la Península Ibérica y Baleares según el informe "Area selection for the conservation of butterflies in the Iberian Peninsula and Balearic Islands", donde recomiendan la creación de una microrreserva que proteja dos de las mariposas diurnas más amenazadas: Lopinga achine y Carterocephalus palaemon. Ambas son especialistas de los pequeños claros forestales que se forman en los bosques sin aprovechamiento cuando los árboles mueren y caen, a donde llega la luz del Sol durante unos pocos años hasta que las semillas germinan y los brinzales crecen hasta hacerlos desaparecer. Actualmente, en Europa la dinámica natural del bosque está prácticamente extinguida por los aprovechamientos forestales.

No hay comentarios: