7 de febrero de 2012

Cortas de leñas en la ZEPA de Sierra Sálvada en Orduña

En Orduña (Bizkaia) se realizan anualmente entresacas en los hayedos y quejigales. En los últimos años se han señalado 15 lotes anuales, cada uno de 3.000 o 4.000 kilogramos de leña para que los vecinos adjudicatarios la consuman en sus casas. Por cada lote cada vecino paga 12 euros al ayuntamiento más una fianza de 100 euros, que se devuelve después de que el guarda de montes haya comprobado que se han cumplido las condiciones del aprovechamiento. Es decir, el ayuntamiento de Orduña obtiene un ingreso de 180 euros cada año. En esta fotografía, repaso de pista forestal realizado en el año 2011 dentro de la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de Sierra Sálvada en Orduña para una corta de leñas del mismo año.
La ZEPA de Sierra Sálvada, además de formar parte de la Red Natura 2000, es un espacio natural protegido tras la aprobación de la Ley 1/2010, de modificación de la Ley de Conservación de la Naturaleza del País Vasco. La cota de los 600 metros de altitud marca el límite inferior de la ZEPA en Orduña. De las 3.340 hectáreas del municipio de Orduña, 566 están dentro de la ZEPA, lo que equivale al 17%. De la superficie de la ZEPA en Orduña, 227 hectáreas son de hayedo. Otras 114 hectáreas de hayedo están fuera de la ZEPA, y también 464 hectáreas de quegigal (Quercus faginea subsp. faginea) y 41 de encinar cantábrico (Quercus ilex subsp. ilex). En la fotografía, el tramo de 100 metros de pista de nueva apertura construida para la suerte de leñas del año 2011, añadido al repaso de un tramo de otros 350 metros, todo ello dentro de la ZEPA.
Aunque la Sociedad Española de Ornitología declaró ZEPA la zona alta de Sierra Sálvada pensando principalmente en las especies nidificantes en los cantiles, entre las aves que se tuvieron en consideración también se encontraba la Culebrera europea (Circaetus gallicus), un ave rapaz que nidifica en árboles. Además, justo en el hayedo de la ZEPA de Sierra Sálvada en Orduña construyó su nido en los años 2004 y 2005 una de las dos únicas parejas de Azor común (Accipiter gentilis) que se conocían en Bizkaia por entonces, especie incluida en la categoría "Vulnerable" del Catálogo Vasco de Especies Amenazadas. Ambos años coincidieron las cortas de leñas exactamente en el tiempo y en el espacio con la pareja de azores que decidió construir sus nidos en este hayedo. La pareja nidificante de azores fracasó los dos años, lo cual fue atribuido por un especialista a estas labores forestales. En la fotografía, trozas abandonadas a pie de pista en el rodal donde se realizó la suerte de leñas en el año 2011, que dejan en evidencia la poca necesidad de aprovechar al máximo los recursos forestales puestos a disposición de los vecinos. En el año 2011 se marcaron 15 lotes, pero sólo hubo 12 vecinos interesados por la dureza y dificultad del trabajo de tronzado, apilado y transporte.
Precisamente por la dificultad de acceso y porque las pistas forestales permanecen empapadas y prácticamente intransitables durante la mayor parte del año, a los vecinos se les da como plazo para tronzar, apilar y cargar la leña de mediados de julio a mediados de septiembre. Es decir, estos trabajos forestales se vienen haciendo dentro de la época del año en la que los pollos de varias especies de aves rapaces forestales catalogadas como amenazadas aún permanecen en el nido. Este es el caso de la Culebrera europea, el Abejero europeo (Pernis apivorus) y el Alcotán europeo (Falco subbuteo). Es deseable que estos aprovechamientos forestales se realicen fuera de la época de reproducción de estas especies, al menos dentro de la ZEPA. Debería esperarse hasta el mes de septiembre para realizar estos trabajos, con carácter general. En la fotografía, otra vista del tramo de 100 metros de longitud abierto en el año 2011 dentro de la ZEPA para la corta de leñas de ese mismo año.
Otra prueba del bajo interés de los vecinos por estas suertes de leñas queda de manifiesto por el hecho de que en los años 2009 y 2010 la Diputación Foral de Bizkaia pagó los costes de los trabajos de selección y marcaje de los pies, su tala, su tronzado y su apilado a pie de pista. Los beneficiarios de las suertes de leñas sólo tuvieron que llevarse la leña. En el año 2011 esto no ha sucedido y son los vecinos los que han vuelto a realizar todas las labores forestales, excepto la selección y marcaje, propias de los guardas y capataces forestales de la Diputación Foral de Bizkaia, institución gestora de estos montes de propiedad municipal. En la fotografía, tala de hayas junto a la zona donde se ha construido una pista de 320 metros de longitud a finales del año 2011 para la suerte de leñas del año 2012.
Los hayedos de la ladera norte de Sierra Sálvada en Orduña son excepcionales. Así lo dejó escrito el ingeniero de montes de la Diputación Foral de Bizkaia Antonio Buesa Verdú, ya jubilado, en su libro "El haya en Bizkaia", editado por esta institución: "La mayor parte de los hayedos vizcaínos está formada por hayedos trasmochos, existiendo excepciones como los hayedos bravos de El Hayal, y Mendiro, en Lendoño de Arriba y San Vitores de Urduña-Orduña, ambos en la Sierra Garobel-Sálvada". En la fotografía, el tramo de pista abierto para la suerte de leñas del año 2012.
El problema de las actuaciones forestales no son sólo los derivados de las molestias por la apertura y repaso de las pistas forestales o la tala, tronzado y saca de las leñas. Además, en este tipo de claras se talan pies especialmente valiosos para la conservación de la biodiversidad por presentar horquillas y huecos. Los árboles con horquillas permiten la construcción de los grandes nidos de las especies catalogadas Culebrera europea, Azor común y Abejero europeo. En la fotografía, otra vista de la pista construida en el año 2011 para la corta de leñas en 2012.
Los árboles con huecos permiten la nidificación de los paseriformes trogloditas: Trepador azul (Sitta europaea), Agateador europeo (Certhia brachydactyla), Carbonero común (Parus major), Carbonero parlustre (Poecile palustris), Carbonero garrapinos (Periparus ater), Herrerillo común (Cyanistes caeruleus) y Herrerillo capuchino (Lophophanes cristatus). Recordemos que esta Diputación compra e instala cajas anidaderas para favorecer su asentamiento allí donde escasean los agujeros en los árboles para que, así, puedan ayudar en la lucha contra las plagas forestales. Además, estos huecos permiten el asentamiento y reproducción de dos especies de mamíferos catalogados como amenazados cuya presencia en los bosques de la ladera norte de Sierra Sálvada en Orduña está comprobada: Marta (Martes martes) y Lirón Gris (Myoxus glis).
Además, en estas entresacas, como bien puede verse en otras zonas ya entresacadas del hayedo de la ladera norte de Sierra Sálvada en Orduña, se talan pies de las especies de árboles acompañantes del haya: robles (Quercus spp.), tilos de hoja grande (Tilia plathyphyllos), arces comunes (Acer campestre), chopos temblones (Populus tremula), abedules (Betula alba) o mostajos (Sorbus aria). E indefectiblemente, se eliminan todos los espinos del sotobosque (Crataegus monogyna y C. laevigata). Estas entresacas realizadas durante siglos han dado lugar al hayedo actual, que poco tiene que ver con un hayedo natural y que más se parece a las plantaciones forestales monoespecíficas de pinos o eucaliptos. En la fotografía, otra vista de la pista abierta para la suerte fogueral de 2012.
Parece razonable desaconsejar estas actuaciones y cualquier otra de este tipo que pueda hacerse en las 227 hectáreas de hayedo del espacio natural protegido de Sierra Sálvada hasta que no exista un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales o/y un necesario Plan Rector de Uso y Gestión que pueda consentirlas o, en su caso, incluso aconsejarlas en beneficio de su conservación. En la fotografía, el enlace de la nueva pista abierta para la suerte de leñas de 2012 con la pista principal.
En esta imagen queda representada la pista forestal de la corta de leñas de 2011 (sólo el tramo recto es de nueva apertura) y la pista forestal de la corta de leñas que se realizará en 2012, en una cota entre los 630 y los 640 metros de altitud. Ambas obras se realizaron en el año 2011, dentro de la ZEPA de Sierra Sálvada y con cargo al presupuesto del Departamento de Agricultura de la Diputación Foral de Bizkaia para facilitar el acceso a las suertes de leñas de los años 2011 y 2012, en el Monte de Utilidad Pública "Santo Cocino y San Clemente", propiedad del ayuntamiento de Orduña, de 403,92 hectáreas. Pinchad en la foto para verla más grande.

6 comentarios:

José A. Gainzarain dijo...

Enhorabuena, Juanma, por esta valiente entrada de tu estupendo blog. Que todavía se construyan nuevas pistas en el País Vasco, donde hay pistas forestales para regalar, me parece una barbaridad. Y que la Diputación corra con todos los gastos de las suertes de leña, el colmo. A ver si ahora, con menos recursos, se deja de malgastar así el dinero. Pese a todo, parece que en general a los bosques no les va nada mal, pero todo se debe a la baja demanda de leña y madera, más que a una política decidida de protección

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Muchas gracias. Todo lo que dices es cierto y por eso es más paradójico que este año pasado se hayan abierto esos dos tramos de pista en zonas del hayedo que se habían recuperado en las últimas décadas desde su práctica desaparición hacia mediados del siglo pasado y que se habían mantenido libres de pistas forestales. Por esas pistas forestales luego circulan los cazadores furtivos que matan todo lo que se les pone por delante.

Medved dijo...

Las fogueras son una herramienta mas de la gestión que se puede hacer. Ahora bien, es trabajo de los guardas que se haga bien o mal. De cualquier manera las ha afectadas cada año por estas actuaciones son muy pocas, por lo que como mucho se aumenta la diversidad del mosaico. Repito, si se hacen bien.

Por ejemplo me pare muy curioso que no se potencien las especies acompañantes como los mostajos, abedules, tilos y arces. Que los arbustos en estas zonas se desbrocen creo que podría ser un mal menor dependiendo del sotobosque del que estemos hablando.

Otra cosa que me parece la mar de curiosa es que se hagan aprovechamientos forestales en zonas de difícil acceso y por ello se tengan que hacer pistas nuevas para llegar al sitio. Normalmente es uno de los factores que se tienen en cuenta para la elección del lugar...

Y encima que se pague por la diputación de bizkaia el aprovechamiento en si... Curioso la verdad.

En cuanto al fracaso de las puestas de rapaces forestales... pff complicado asunto. En ocasiones es facil (muy facil) desconocer la presencia de tal pareja o tal otra en una zona aledaña a un aprovechamiento. Logicamente siempre hay que intentar evitar molestias y para ello una de las maejores maneras es no marcar hayedos que se pasan encharcados la mitad o mas del año y las pistas resultan por ello intransitables. De esa manera se podría librar el periodo reproductor.

No se como estará el asunto en Bizkaia, pero creo que sería conveniente que te dirigieras al guarda de la zona (si lo hay, que repito no se como se trabaja en Bizkaia) para que estas situaciones se puedan evitar.

Como siempre, enhorabuena por el blog

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Muchas gracias Medved por participar. Como te puedes imaginar, que para eso eres agente forestal como yo, hay bastantes asuntos que dejo en el tintero. Lo que quería exponer eran las reflexiones de alguien preocupado por la conservación de la Naturaleza que ve cómo se realizan esos tan alabados usos tradicionales y sostenibles, entelequias que dan patente de corso para hacer ahora la misma gestión forestal que se hacía cuando ni tan siquiera se había inventado el concepto de biodiversidad.

Rubén dijo...

Juanma me parece estupendo y valiente que a cara descubierta denuncies este tipo de actuaciones. Espero poder seguir leyendo tus blogs por mucho tiempo más.
Un saludo!

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Hola Rubén:

Yo espero conservar la salud y las ganas de seguir escribiendo durante muchos años.