28 de octubre de 2015

Cortaderia selloana, arranque de macollas mediante cabestrante portátil

El Carrizo de las Pampa o Plumero (Cortaderia selloana) es una planta alóctona invasora de cunetas, taludes y terrenos removidos, pero también de zonas de matorral, pastizales, humedales, marismas y arenales costeros. Por primera vez en España la citó el botánico Emilio Guinea en la bahía de Santander en el año 1953. La primera cita publicada en el País Vasco data de 1985. Debido a la capacidad de dispersión de sus semillas desde los puntos donde se plantó como especie ornamental, se ha convertido en un problema en las zonas templadas de todo el planeta y está considerada como una de las 20 especies exóticas invasoras más dañinas presentes en España. En la Cornisa Cantábrica ocupa extensas áreas, sobre todo en los bordes de las vías de comunicación, y en las comunidades autónomas de Asturias, Cantabria y Euskadi se ha empleado el herbicida glifosato para su erradicación. 
A finales de abril de 2015 la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, dependiente de la Organización Mundial de la Salud, declaró que el glifosato, el herbicida más usado en el mundo, es probablemente cancerígeno para humanos. Este herbicida lo patentó la multinacional Monsanto y aunque ya caducó dicha patente, sigue siendo su principal productor bajo el nombre de Roundup. El informe "Carcinogenicity of tetrachlorvinphos, parathion, malathion, diazinon, and glyphosate", publicado en mayo de 2015 en la revista The Lancet, desaconseja el uso de este popular herbicida. El Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural de la Diputación Foral de Bizkaia en el año 2014 inició el arranque de macollas mediante métodos mecánicos: cabestrante en vehículo y cabestrante portátil. Antes de comenzar el arranque, se cortan las espigas de las plantas, que serán retiradas en bolsas de basura.
A continuación se rodea la macolla con una cincha alrededor de su base. Luego, se fija el cabestrante portátil a un punto fijo, la base del tronco de un árbol en este caso. Finalmente, se unen ambos mediante un cable metálico del que irá tirando el cabestrante hasta descepar la macolla. En el siguiente vídeo se puede ver todo el proceso.
La persona que maneja el cabestrante portátil del vídeo, el capataz de Basalan José Ramón Leizea, fue la persona que tuvo la idea de usar un cabestrante portátil o "tracter" en lugar del cabestrante en vehículo o "winchi" en el caso de las plantas más inaccesibles. 
Hueco dejado por las abundantes y superficiales raíces de Cortaderia selloana. Las macollas se dejan junto al lugar donde se encuentran, pero con las raíces expuestas al aire y sin contacto con el suelo para evitar que vuelvan a enraizar.
El cabestrante portátil también puede fijarse a estructuras como los postes de las biondas de las carreteras.

No hay comentarios: