22 de enero de 2013

Rana bermeja, larvas

En pleno invierno, cuando hace más frío, las ranas pardas se dedican a la reproducción. Los anfibios son animales de sangre fría. Es decir, no termorregulan como hacemos las aves y los mamíferos, por lo que su temperatura es la misma que la del entorno. Eso significa que son capaces de estar activos y dedicar el esfuerzo que requiere la reproducción con temperaturas cercanas a cero.
Las larvas de las ranas pardas, al contrario de lo que puede parecer al primer golpe de vista, no son de un color pardo uniforme. Muy al contrario, son características unas manchas doradas y brillantes repartidas por todo su cuerpo. Aunque muy pequeñas, son de gran belleza, como puede apreciarse en estas fotografías.

4 comentarios:

ASHEGA dijo...

Hola Juan Manuel,
yo si viese esas larvas en mi zona diria que son de Rana iberica, o incluso de Alytes obstetricans, con esas motas "graniticas".
Las larvas de Rana temporaria que he visto por aqui siempre han sido de color chocolate uniforme. Pero la verdad he visto pocas, y en la misma zona.

Un saludo,

Cesar

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Aunque, las hay con diseños más discretos, las larvas de rana bermeja del País Vasco tienen en general esas motas "graníticas" como tú dices. Aunque lo cierto es que he usado el Photoshop y la realidad ha podido quedar un poco exagerada.

David Alvarez dijo...

Hola Juanma, lo que sucede es que la coloración de los renacuajos de temporaria cambia mucho con la edad. Al principio son negruzcos o grisaceos y a medida que crecen van tomando ese aspecto dorado y moteado. Luego al acercarse la metamorfosis, van perdiendo algunas manchitas pero les queda el color dorado parduzco.

Muy guapas las fotos.

un abrazo

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Muchas gracias, David, por tus aclaraciones, que son muy oportunas.