28 de abril de 2012

Caza en Orduña

La Liebre europea (Lepus europaeus) es una especie que ha visto disminuir sus capturas en Orduña desde las 40-50 liebres que se cazaron en el periodo entre las temporadas 1994-1995 y 1997-1998 hasta una media de 15 liebres cazadas en el periodo entre las temporadas 1998-1999 y 2009-2010, con un máximo de 32 en la temporada 1998-1999 y un mínimo de 4 en 2009-2010. En el periodo entre las temporadas 2002-2003 y 2009-2010 se realizaron una media anual de 28,6 batidas específicas con un resultado de 10,6 liebres cazadas al año, lo que equivale a 0,37 liebres por batida. Las razones de su declive es desconocido. En la fotografía, un lebrato de esta especie, inmóvil, que espera pasar desapercibido frente a un posible depredador gracias a su pelaje mimético. Tuvo suerte.
La expansión del Corzo (Capreolus capreolus) y el aumento de sus densidades ha sorprendido a muchos. La Diputación Foral de Bizkaia podría haberse ahorrado el dinero y el trabajo de traer ejemplares desde Aquitania en el trienio 1994-1996 para reintroducirlos en el oriente vizcaíno. Ahora que los daños que provocan en las plantaciones forestales, frutales, vides y cultivos hortícolas son tan considerables, aún muchos recuerdan que un cierto número fue reintroducido. Si no se hubiera hecho, seguramente el resultado sería el mismo, pero los afectados por los daños no tendrían motivos para culpar a la Diputación por ello. El furtivismo del Corzo al amanecer y al atardecer es especialmente sencillo debido a sus hábitos relativamente confiados. Legalmente, se ha cazado en recechos una media de 2,6 corzos al año en el decenio 1999-2009. En la fotografía, un Corzo en un pastizal de Orduña.
El Zorro (Vulpes vulpes) también se caza en Orduña y tiene un considerable número de aficionados: 105 cazadores repartidos en 6 cuadrillas en la temporada 2009-2010, cuando se celebraron 45 batidas, con un resultado de 26 ejemplares cazados, 2 de ellos con sarna. Sobre el riesgo de ingerir carne de caza por estar contaminada por el plomo de perdigones y balas, véase el Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. En la fotografía, un Zorro fotografiado a plena luz del día en Orduña el 22 de abril de 2012.

2 comentarios:

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

Deducción: disparamos a todo lo que se mueve.

Anónimo dijo...

Recuerdo que cuando trajimos los corzos, algunos guardas advertimos que era un gasto inútil, teniendo en cuenta la expansión que se estaba dando en la especie. Pero el viaje a Francia estuvo bien.

Aitor