5 de mayo de 2011

Reproducción del Buitre leonado en la cuarta semana de abril

Aquí se ve uno de los muchos nidos construidos en estrechas repisas, muy expuestas a la lluvia y al viento, que combinados pueden enfriar rápidamente a los pollos si se mojan. En estos nidos las ausencias de los progenitores son más peligrosas y un chaparrón primaveral, tan propios de la segunda quincena de abril, puede tener fatales consecuencias.
Los nidos en cueva no presentan este problema. Parece claro que los buitres leonados los seleccionan positivamente. Estas cuevas casi siempre están ocupadas, mientras que muchos nidos en repisa al año siguiente los encontramos desocupados. También hemos observado que las parejas que tienen nido en una buena cueva lo regentan durante todo el año, mientras que las parejas que tienen nido en repisa se ahorran mucho de este trabajo. Todo esto, por supuesto, habría que demostrarlo científicamente, analizando los datos meticulosamente recogidos, que después de los análisis estadísticos adecuados, permitieran comprobar diferencias significativas que lo corroborasen.

1 comentario:

retriever dijo...

Wonderfull fotografia ,articulos, saluda del Belgica